Su buen funcionamiento es fundamental ya que proporciona información auxiliar para el ABS, el TCS o el ESP.

El rodamiento de rueda es un componente importante que permite que las ruedas puedan girar. En un principio, los montajes de rueda utilizaban rodamientos normalizados de una sola hilera de bolas o rodillos cónicos montados por partes. Pero con el tiempo, se han ido desarrollando nuevas generaciones y el rodamiento de rueda cumple cada vez con ms funciones, algunas de ellas ligadas directamente con la seguridad del vehículo.

Este elemento, compuesto de cuerpos rodantes, jaula y dos anillos, ha evolucionado en los últimos años tanto en tamaño como en prestaciones, según recuerda Talleres Safety Car. As, la mayoría de vehículos están equipados con rodamientos que proporcionan información auxiliar para el sistema anti-bloqueo de frenado (ABS), el sistema de control de tracción (TCS) o el sistema de control de estabilidad (ESP).

Por tanto, la iniciativa de los principales fabricantes de componentes de automación señala en su ultimo dossier que solo un rodamiento de primera calidad, “fabricado siguiendo las especificaciones del constructor del vehículo, puede garantizar su correcto funcionamiento”.

De hecho, “la elección de un rodamiento con captados integrado de mala calidad puede ocasionar fallos en la seal ABS, proporcionando informaciones erróneas; activación repentina del sistema, pudiendo perturbar el comportamiento del vehículo; o una incorrecta interpretación de las velocidades de cada una de las ruedas por el ordenador”.

En este sentido, Elige calidad alerta de que en el mercado han aparecido “algunas copias con características no conformes que ponen en peligro la seguridad de los automovilistas y pasajeros”.

Los rodamientos de rueda, finaliza Elige calidad, pueden durar “toda la vida útil del coche”. De hecho, se calcula que el 90% de ellos están preparados para superar los 500.000 km. Sin embargo, existen causas (estado de las carreteras, golpes en los bordillos, entrada de líquido, clima, etc.) que pueden provocar el deterioro prematuro de un rodamiento y afectar a su vida útil.

Por ello, Talleres Safety Car recuerda a los conductores que deben prestar atención a los ruidos de su vehículo. “Traqueteos, golpes o chirridos son avisos de que debemos consultar a nuestro mecánico de confianza”. Además, recomienda cambiar los rodamientos de los dos lados del vehículo, “ya que ambos están sometidos al mismo desgaste”.